Introducción a mi blog

A través de mi blog, pretendo abrir un espacio de debate e información sobre la Gestión de Personas en las organizaciones entre profesionales de los recursos humanos. Me baso en la convicción de que "las Personas son lo Primero": es decir, las personas son el elemento imprescindible de las empresas para actuar, emprender, avanzar y ser líderes. Como Jim Collins observa en su estudio Good to Great, la empresa es el autobús en el que tenemos que hacer un largo trayecto y si no se cuenta en ese proyecto con las personas adecuadas en cada momento y en el lugar correcto, nunca se podrá ser una gran empresa. ¡Bienvenidos!

sábado, 15 de junio de 2013

Resistencia del Talento al Desarrollo Profesional

Últimamente estoy teniendo la enriquecedora y retadora oportunidad de tratar con muchos profesionales qué, -tras una desvinculación más o menos forzada por su organización (los más, la verdad) o por indicación de su organización-, han de hacer frente a sus oportunidades de desarrollo profesional. En unos casos, mediante procesos de apoyo a su transición profesional (outplacement) y en otros casos, mediante procesos de coaching.

En ambos casos, -y aunque resulte paradójico-, he encontrado que muchos de estos buenos profesionales, tienen creencias que les limitan a la hora de afrontar su desarrollo profesional de una manera plena: es decir, creativa, satisfactoria, retadora….

Muchas de estas creencias, se basan en aseveraciones tales como: “aquellos que son despedidos ya no pueden crecer profesionalmente en el futuro” o “la situación económica requiere no plantearse retos arriesgados”

Y ello, me recuerda las recientes reflexiones del Doctor en Filosofía, Ángel Sánchez, sobre las creencias del hombre actual. Para la sociedad, en general, “la riqueza significa bienestar”. A su vez, el ser humano, muchas veces, no desea salir de su zona de confort para no asumir riesgos.

Y es cierto: muchas veces no desplegamos nuestro sentido crítico y anhelos de conseguir nuestros deseos de autodesarrollo por miedo a la incertidumbre. Y ello, nos hace aun mas infelices.

En estas sesiones de outplacement o de coaching, tratamos de que las personas reflexionen sobre su gran potencial y lo que realmente les resulta importante. Pero sus miedos les agarrotan y les hace encontrar escusas para no arriesgarse. Reconocen, en muchos casos, que nos son felices, pero valoran, ante todo, la seguridad.

La clave de esta falta de proactividad en la vida, se basa en el arraigo de creencias autolimitántes, imperantes en la sociedad. La gente renuncia a su libertad y felicidad por la seguridad.

En mi opinión, la clave de estas limitaciones reside en el escaso desarrollo de una competencia clave (la autoconfianza) y de una actitud capital (el optimismo). En gran parte se debe a que la empresa, la familia y los centros educativos, en definitiva, nos han sabido apoyar el despliegue del ser humano en ambos aspectos.

Por ello, unos de los aspectos a tratar para facilitar, no solo el desempeño, sino también el desarrollo profesional, está en trabajar con los profesionales esta competencia de autoconfianza, cuyo componente racional (que sé hacer) y emocional (lo puedo llegar a hacer) es fundamental. A sí mismo, es necesario desarrollar la consciencia de que el tiempo que disponemos a lo largo de nuestra vida es mucho y de que dispondrémos de muchas oportunidades (más, si creemos y trabajamos en ellas).

¡Trabajemos en ello!. ¡La sociedad progresará y las personas serán más felices!.