Introducción a mi blog

A través de mi blog, pretendo abrir un espacio de debate e información sobre la Gestión de Personas en las organizaciones entre profesionales de los recursos humanos. Me baso en la convicción de que "las Personas son lo Primero": es decir, las personas son el elemento imprescindible de las empresas para actuar, emprender, avanzar y ser líderes. Como Jim Collins observa en su estudio Good to Great, la empresa es el autobús en el que tenemos que hacer un largo trayecto y si no se cuenta en ese proyecto con las personas adecuadas en cada momento y en el lugar correcto, nunca se podrá ser una gran empresa. ¡Bienvenidos!

domingo, 21 de septiembre de 2014

La jerga de Recursos Humanos

No hay duda de que la profesión de Recursos Humanos es estratégica para la gestión de las organizaciones. Estar al frente de un recurso tan importante, como el humano, es totalmente
relevante.

Sin embargo, son muchas las organizaciones que, al menos jerárquicamente, no le dan el valor necesario a esta función. Por ejemplo, en muchas organizaciones los miembros de Recursos Humanos no participan activamente en los comités de dirección y otros órganos clave de decisión, como lo demuestran las empresas del Ibex 35. Su rol, en bastantes casos, es reactivo; no siendo promotores de valor para la organización.

Son muchas las claves para que la función de Recursos Humanos tenga un papel relevante dentro de la organización. Por ejemplo, los Consejeros Delegados han de saber valorar todo lo que puede aportar Recursos Humanos a los resultados y tratar de sacarle el mayor partido. Pero, sin duda,  el Responsable de Recursos Humanos tiene mucho que ver  en que la función ocupe una posición relevante y promotora en la organización.

Uno de los rasgos por los que los profesionales de Recursos Humanos no alcanzan el impacto necesario dentro de la organización es porque utilizan unos términos que no son comprensibles para sus colegas. Tal vez sea como mecanismo de defensa o por el afán de demostrar la relevancia técnica de la función, pero bastantes profesionales de Recursos Humanos utilizan un lenguaje incompresible para sus compañeros y el resto de la organización.

Lo  que la organización requiere de Recursos Humanos son explicaciones claras y soluciones eficientes (y cuanto más sencillas, mejor). No se espera de ella soluciones complejas y de larga implantación; y menos, en un entorno de cambio permanente, como el actual.

Aunque parezca mentira en nuestro entorno de Recursos Humanos, el resto de profesionales de la organización, -ya sea Comercial, Operaciones o Finanzas-, muchas veces no comprenden el alcance de términos como “Compromiso, “Talento”, “Competencias”, “Coaching” o “Universidad Corporativa”.  

Los buenos profesionales de Recursos Humanos, -además de conocer en profundidad el negocio y dominar técnicamente la función-, han de saber comunicar y en especial, segmentar su lenguaje en función del colectivo con el que traten.

He aquí, con afán constructivo, un reto de mejora para algunos de nuestros colegas.


Antonio Peñalver