Introducción a mi blog

A través de mi blog, pretendo abrir un espacio de debate e información sobre la Gestión de Personas en las organizaciones entre profesionales de los recursos humanos. Me baso en la convicción de que "las Personas son lo Primero": es decir, las personas son el elemento imprescindible de las empresas para actuar, emprender, avanzar y ser líderes. Como Jim Collins observa en su estudio Good to Great, la empresa es el autobús en el que tenemos que hacer un largo trayecto y si no se cuenta en ese proyecto con las personas adecuadas en cada momento y en el lugar correcto, nunca se podrá ser una gran empresa. ¡Bienvenidos!

viernes, 11 de diciembre de 2015

La revolución del aprendizaje digital

Resultado de imagen de aprendizaje digitalEl aprendizaje, desde siempre, ha sido una de las funciones mentales y motoras más importantes de los humanos. Gracias al aprendizaje podemos desarrollar comportamientos que ayudan a mejorar nuestros resultados. El aprendizaje es, por tanto, un motor del cambio y progreso del ser humano.

El aprendizaje es un proceso a través del cual se adquieren o modifican conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes o valores como resultado del estudio, el razonamiento, la observación, la instrucción y/o la práctica.

Es lógico que existan distintas perspectivas sobre las estrategias de aprendizaje y, obviamente, distintas teorías sobre el mismo. Las estrategias efectivas de aprendizaje se mueven en torno al objetivo (cognitivo, actitudinal o psicomotor) y el entorno (educativo, profesional, lúdico).

Sin embargo, hay aspectos que son básicos a todo proceso de aprendizaje, como son la persona, las fuentes propiciadoras del mismo, las técnicas o los canales de adquisición del mismo. Las estrategias de aprendizaje a seguir podrán ser diferentes, pero estos elementos básicos de promoción del mismo serán claves para que éste se produzca eficazmente.

Actualmente las dos ideas centrales son que el primer responsable del aprendizaje es la propia persona y que la revolución digital está afectando a las nuevas formas de aprender.

La evolución del aprendizaje nos lleva a identificar diferentes niveles de modelos de aprendizaje que son complementarios unos de otros y que se potencian con la revolución digital:

1.     Educación. Es una etapa básica en el desarrollo de las personas y se refiere al proceso que facilita el aprendizaje de conocimientos, valores, creencias y destrezas de las personas, normalmente bajo la dirección de los educadores, aunque este proceso también puede darse de una forma autodidacta o sencillamente por efecto de una experiencia en la forma en que uno piensa, siente o actúa.

2.     Formación corporativa. Es el conjunto de acciones formativas que las organizaciones desarrollan con el fin de actualizar y potenciar a los trabajadores para asegurar su adecuación profesional a los retos estratégicos de éstas y obtener altos niveles de rendimiento.
Cada vez son más las organizaciones que aprovechan las ventajas de las nuevas tecnologías aplicadas al aprendizaje y desarrollan sus propios canales de elearning (lo que podríamos traducir como “aprendizaje electrónico”): unas, para sus propios empleados, principalmente; y otras, de forma abierta, para los profesionales como clientes con un enfoque “B to C” (es decir, business to consumer). Para ello se dotan de sistemas de gestión de aprendizaje online, comúnmente conocidos como LMS (acrónimo en inglés de Learning Management System).

3.     Aprendizaje cooperativo. Se trata de una práctica de aprendizaje que existe desde la Edad Media pero que, con las ventajas de las nuevas tecnologías, en la actualidad se ha convertido en un auténtico revulsivo del aprendizaje individual. Pone el foco en el aprendizaje a través de la interacción del alumno con otras personas y el formador. Se trata de desarrollar una tarea colectiva de forma altamente estructurada para conseguir unos objetivos pedagógicos concretos, con la supervisión concreta del formador.

4.     Aprendizaje colaborativo- Se produce cuando los estudiantes y los formadores trabajan juntos para crear conocimiento, pero no de manera necesariamente interdependiente, ya que variará en función del nivel el descubrimiento, comprensión o la producción de conocimiento de cada persona.

Existen muchos enfoques sobre el aprendizaje colaborativo, pero en todos ellos subyace la idea de que el aprendizaje es un proceso activo en que los alumnos participan de forma dinámica con sus compañeros, asimilan la información, exponen sus diversos puntos de vista y asumen los conocimientos que les son útiles e interesantes.

Existen diferentes tipos de soluciones online que van más allá de la pura cooperación y que pueden ser utilizadas en conjunto con un LMS o como una aplicación independiente: las Comunidades de aprendizaje y las Comunidad de prácticas o LCMS (acrónimo del término inglés Learning Content Management System).

5.      Aprendizaje Social. Ha existido desde siempre. Copiamos de otros la forma de vestir, de hablar o de comer. Es un proceso inconsciente y espontáneo. Es la principal teoría de aprendizaje que se aplica en la web social y supone el proceso de aprendizaje de forma informal a través de la web y sus herramientas 2.0 como las redes sociales, wikis o blogs.
El aprendizaje que aquí se realiza es por observación e imitación; si bien, tiene que existir un modelo en el que fijarse y un contexto donde reproducirlo. Lo cual, a veces, no es sencillo.

Por un lado, el principal problema del aprendizaje social reside en la dificultad que muchas veces existe para identificar el conocimiento a imitar. Por otro lado, hasta que no se construye un blog o se concreta el conocimiento en un artículo o post no se produce el aprendizaje.

De ahí que lo ideal sea que al tratar de reproducir el modelo por imitación de lo observado se reciba ayuda de un entorno experto. Ello aumentará tanto el ritmo como la calidad del aprendizaje. Pero, en ese momento, estamos entrando en el entorno del aprendizaje colaborativo del que ya hemos hablado y recomendado.

Por último, ¿cómo será el aprendizaje del 2.025? Existen gran cantidad de iniciativas digitales que ya están contribuyendo, de momento incipientemente, a incrementar aún más la eficacia del aprendizaje.

Baste con citar algunas de estas iniciativas digitales que, aunque embrionarias, ya están comenzando a impactar de forma positiva en el aprendizaje: el microlearning (o aprendizaje a través de pequeñas unidades de contenido interconectadas y servidas desde cualquier dispositivo), el aprendizaje en tiempo real, ( o aprendizaje a través de aplicaciones por internet que de forma estructurada favorecen la comunicación inmediata y directa con los expertos, así como el uso del video con fines educativos), la realidad aumentada ( o aprendizaje sobre aspectos reales de forma interactiva y digital) o el internet de las cosas (o aprendizaje sobre objetos interconectados a través de internet).

Antonio Peñalver

* Resumen del capitulo publicado en el Informe Omniprom 2015 en México

lunes, 7 de diciembre de 2015

Lecciones sobre management de “Breaking bad”

Resultado de imagen de breaking bad
“Breaking Bad”, -una serie con toda clase de reconocimientos, estrenada en 2008 y producida por Sony Pictures Television-, nos muestra como un profesor de química con problemas económicos a quien le diagnostican un cáncer inoperable se dedica a “cocinar” metanfetamina para asegurar la subsistencia de su familia.

Desde el punto de vista del management esta espectacular y merecidamente galardonada serie nos lleva a identificar tres lecciones clave:

·   No vale cualquier comportamiento cuando se va en contra de los valores sociales e individuales. Para mí esta es la conclusión ética de la serie y, por cierto, la más importante. Probablemente sea fácil decir que no se debe ir profesionalmente en contra de la ley natural, ya que todos debemos de vivir bajo un modelo regido por unos principios y leyes morales pero la realidad nos demuestra que no es tan fácil: por ejemplo, ¿cuánta gente no hubiese utilizado la tarjeta black de Bankia si hubiese tenido la oportunidad?.

Desgraciadamente, uno de los rasgos de la sociedad en la que vivimos es la pérdida de conciencia social y por ello, no estamos preocupados por la educación integral de las nuevas generaciones.

Braking Bad es el ejemplo manifiesto de cómo empezar por el mal camino (cosas éticamente cuestionables) nos lleva a circulo vicioso de consecuencias inimaginables (en el caso, de la serie, la denigración del ser humano y el asesinato).

En este caso, las organizaciones han de imponer códigos estrictos y ser inflexibles en su aplicación. Conozco dos casos que me inquietan: un ejecutivo de una empresa cotizada que utilizó su tarjeta corporativa en prostitutas y continua en el “machito”; así como una consultora que ha incorporado a un socio que antes les cobraba comisión por contratarles. ¡Sin comentarios!

·    La crisis económica nos ofrece oportunidades de negocio. Es más que probable que si Walter White, -el protagonista de la serie-, no hubiera padecido cáncer y no hubiera afrentado la disyuntiva de dejar a su familia arruinada por tener facturas médicas que pagar, jamás se hubiese convertido en un emprendedor.

Conozco muchos casos en que las situaciones difíciles económicamente han llevado a las personas a afrontar retos profesionales que, de otra manera, no lo hubiesen hecho.
Como comúnmente se dice “de la necesidad se hace virtud” y uno no asume riesgos, a veces, sino se ve en la necesidad.

Cuando una persona ve lo que tiene que perder (o en positivo, lo que deja de ganar) puede afrontar retos que de otra manera no hubiese hecho. Para ello, hay que tener iniciativa (incluido el sentido de oportunidad), agallas (ya que, cuando está en su zona confort prefiere no moverse) y la cabeza regida por su vertiente racional.

·    En todo proceso de cambio hay que buscar el beneficio para todas las partes implicadas. Una señal de inteligencia es saber buscar los tonos de grises entre el blanco y el negro. En todo proceso de cambio existen intereses diferentes a los que nos marcamos como objetivo y hemos de saber gestionarlos adecuadamente.
Muchos de los éxitos (entre comillas) de nuestro actor principal residen en saber encontrar las ventajas para todas las partes implicadas en sus acciones. Por ejemplo, a lo largo de la serie podemos ver muchas personas afectadas por la decisión tomada por el protagonista de convertirse en un eslabón del crimen organizado (comenzando por su socio y por su mujer) y todos “acaban jugando en el partido” porque han visto cuáles son sus beneficios (lo que pueden ganar).
¿Alguien identifica alguna lección de management de esta serie?
Un saludo,


Antonio Peñalver